La sublimación de la creatividad

Publicada en

El español es un pueblo creativo, pero los bancos españoles que crean cláusulas abusivas representan la sublimación de la creatividad. En una hipoteca estándar de los últimos años se pueden encontrar fácilmente entre 10 y 12 cláusulas abusivas. Y tal vez en términos no tan poéticos pero definitivamente más efectivos, el Tribunal Supremo ha venido expresando de forma reiterada su decisión de anular cláusulas que ahora reclaman los clientes bajo las normas de Protección de Consumidores.

Estas cláusulas que han sido utilizadas de manera estándar por los bancos e instituciones financieras en el mercado hipotecario, han traído recientemente  acciones masivas de los consumidores contra los bancos ante los tribunales solicitando la nulidad de las mismas, lo que en derecho significa que es como si dichas cláusulas nunca hubieran existido y que todo el dinero abonado en virtud de las mismas deberá ser devuelto con intereses.

Es tal la avalancha de reclamaciones judiciales que Tribunal Supremo en el caso concreto de una de esas cláusulas (las cláusulas suelo), en una cuestionable sentencia  -como luego se verá-, limitó la retroactividad que implica la nulidad con la excusa de que si tuvieran que devolver todo ese dinero, esto podría poner en peligro la estabilidad de dichos bancos. Las cláusulas suelo, aún cuando son consideradas nulas, el plazo por las que el consumidor puede reclamar su dinero más intereses se limita según esta sentencia a lo pagado  desde el 9 de mayo de 2013 en adelante y no a cualquier cantidad indebidamente pagada antes de esa fecha.

Sin embargo, jueces “comunes” a pie de calle están considerando en sus sentencias que la razón esgrimida por el Tribunal Supremo para esta cláusula concreta ha dejado de tener valor desde que los bancos fueron rescatados por el estado  y que precisamente por haber sido rescatados, ahora los propios jueces consideran  lo justo que los bancos devuelvan a los consumidores todo el dinero que recaudaron indebidamente cobrado a esta cláusula abusiva (más intereses).

Pero incluso con el límite de reembolso en esta cláusula específica, los consumidores reclaman mucho dinero para ellos y mucho dinero que debe ser pagado por los bancos debido a sus malas prácticas. Auténticos engaños y abusos.

La mayoría de estas cláusulas no tienen en las implicaciones económicas directas hasta que algo va mal, pero algunas otras las tienen incluso antes de la constitución del préstamo hipotecario. Hay muchas diferentes y como los virus, no dejan de aparecer nuevas versiones, pero de las do los últimos años, estas son las más comunes y perjudiciales:

  • Obligación de pagar todos los gastos constitucionales cláusula: Notario, Registro y parte de los impuestos que cada consumidor pagado debería realmente haber sido pagado por el banco
  • Cláusula de redondeo: el banco tiene derecho a redondear siempre el tipo de interés al cuarto de punto más cercano. Es decir, si el tipo a aplicar es el 1,76%, se aplica un tipo del 2,00%. Lo que el una hipoteca a 25 ó 30 años supone muchísimo dinero.
  • Cláusula suelo: En hipotecas a tipos de interés variable, el interés siempre debe permanecer dentro de unos márgenes (mínimo y máximo). Algo que en principio parece justo pero que no lo es cuando esos márgenes son demasiado altos para que el consumidor se pueda beneficiar  nunca de tales límites.
  • Cláusula de tipo de interés por impago: especifica un tipo de interés por defecto superior al máximo legal, que más de tres veces el tipo de interés legal del dinero (índice oficial).
  • Cláusula de cancelación anticipada: El banco puede exigir la cancelación del crédito y ejecutar la hipoteca con el impago de una sola cuota. Algo ilegal cuando el mínimo sería de tres cuotas.

La preocupación de los consumidores es “¿Qué va  a pasar con el crédito y con mi hipoteca si esas cláusulas se declaran nulas?. Todas estas cláusulas van a ser declaradas abusivas, pero esto no significa nunca el final del contrato ni del préstamo.  El contrato vive sin la disposición “abusiva” como si nunca hubiera existido. Se mantiene mismo contrato con un coste menor y con un menor riesgo para el consumidor.

Déjenos estudiar su hipoteca y obtenga un dictamen legal gratuito sobre las condiciones de la misma.

Un comentario en “La sublimación de la creatividad

Los comentarios están cerrados.